La teoría de la manzana. Desaprendamos juntos.

Meditación Simple, transformación extraordinaria

La teoría de la manzana. Desaprendamos juntos.

la teoria de las manzanas

Dejando de lado wikipedia, (una fuente de conocimiento hoy en día politizada y poco confiable) y dejando de lado el tema de ir a ver fuentes externas de otros investigadores, quiero proponer un ejercicio de observación, para que volvamos a la fuente más sabia de conocimiento. La propia experimentación.

Cuando una persona quiere develar un misterio, en general recurre a fuentes externas. Lee, investiga, no hay nada malo con esto, sí es posible aprender de otros, pero en general, las fuentes de información, son observaciones de otros, que tienen un filtro, estan ya procesadas en torno a una visión concreta, y son subjetivas.

Cuando vamos a la escuela, no se nos permite confiar en nuestra experimentación. Nos sentamos en un banco sin movimiento, nos dan un libro, nos dan incluso las preguntas que tenemos que hacer y nos dan las respuestas, nos llevan a estudiar de memoria las respuestas y no se nos permite opinar. El maestro es un ser inmaculado que tiene que saber todas las respuestas y no puede mostrarse vulnerable, no puede mostrar que se equivoca también y por ende, no puede transmitir a sus alumnos lo valiosísimo del error, como proceso de aprendizaje y descubrimiento de algo nuevo. El miedo al error nos paraliza y nos corta la exploración. Este es un residuo de la escolarización que nos llevamos en la mochila para toda la vida.

Los niños deberían salir desde la escuela hacia el mundo con preguntas y no con respuestas.

Si observamos un arbol de manzanas, porqué será que los microorganismos de su escosistema se comportan de la manera en la que lo hacen? Que nos enseña la naturaleza? Porque las manzanas no se descomponen en las ramas de los arboles y solo se descomponen luego de que maduran, caen y luego de que por un tiempo nadie las come? Todos sabemos que el proceso de descomposición, se da por actividad microbiana, pero porque será que los microbios esperan tan pacientemente, a un momento especifico para descomponer (descomponer es realmente atacar?) la manzana? Será que los microbios no saben trepar un árbol? Si fueran patógenos y arrasaran sin piedad con todo, como postula el paradigma de la medicina tradicional, será entonces que las ramas del árbol poseen un entorno esterilizado? o será quizás que todo tiene un ciclo y una fase, como postula el nuevo paradigma de la medicina, con la segunda ley biológica, el carácter bifásico de la enfermedad, en donde las bacterias permanecen inactivas, hasta el momento preciso en donde deben descomponer lo que ya no se necesita, y en algunos casos, reconstruirlo. No serán las bacterias entonces aliadas del organismo, obrando en total armonía con un sentido biológico, acorde al ecosistema humano en donde viven? será entonces la naturaleza benevolente? Parece razonable entonces la cuarta ley biológica descubierta por Hamer, y comprobada en un 100% de los casos desde hace 40 años por médicos de todo el mundo, que describe el sistema ontogenético de las bacterias.

Durante los siglos pasados, el paradigma instaurado de la medicina se basó en el supuesto científico de la existencia de un virus patógeno, que ataca y destruye las células del cuerpo y proviene del exterior, siendo éste, el orígen de las enfermedades consideradas virales. Este supuesto, es instaurado por Louis Pasteur (1822-1895), en un contexto histórico muy particular en donde la emergente industria farmacológica, avanza y promociona esta teoría, boicoteando los descubrimientos científicos de sus contemporáneos como Antoine Béchamp (1816-1908), quien demuestra exactamente lo contrario, funda las bases del pleomorfismo (la habilidad de mutación y adaptación de los organismos) y demuestra que es a partir de una adaptación orgánica, (hoy considerada enfermedad por el paradigma tradicional) que luego aparecen los microorganismos, los cuales ya eran parte del ecosistema y permanecían dormidos mientras el organismo se encontraba en equilibrio, para activarse solamente al presentarse una célula que se encuentra en decaimiento, y así colaborar con el ciclo de la naturaleza. Las bacterias salen entonces del mismo tejido, para limpiar cualquier materia que se encuentra en descomposición, y por esta razón son los microbios el resultado y no la causa de la enfermedad. Antoine Bechamp demuestra mediante método científico la simbiosis perfecta en la que se encuentran todos los organismos en la naturaleza, microbios, plantas, animales y seres humanos.

Cabe destacar que Louis Pasteur, para el desarrollo de sus teorías, plagia el trabajo de otros, como fue demostrado en las notas que fueron encontradas en su laboratorio, y se atribuye sus descubrimientos. Este fraude fue denunciado en esa misma época y también años más tarde, y es expuesto en publicaciones por Günther Enderlein, Gerald L. Geison; “The Private Science of Louis Pasteur”, 1995, Ethel Hume “Pasteur exposed”, 1923 y “Bechamp or Pasteur?“, 1942, Eric Ancelet “Para acabar con Pasteur, un siglo de mistificación científica“, 1999), entre otros. También es importante saber que Louis Pasteur, el padre de la medicina, recién en el año 1877, a la edad de 55 años, luego de 9 años de quedar disminuído e inválido por un ataque de hemiplejía, comienza sus experimentos de microbiología y en el año 1885, con sus 65 años, siendo un hombre gravemente enfermo, sin ningún tipo de vacilación inyectaba médulas espinales de conejos muertos de rabia a niños en buena salud, a los que pretendía proteger de la misma rabia. Es al día de hoy que no se puede calcular la cantidad de niños que murieron tras esas inyecciones, las cuales también fueron denunciadas. Pero la historia la cuentan los que ganan, Los resultados de Antoine Bechamp fueron enterrados por la historia, y pocas veces y luego de mucho tiempo, podemos conocer la otra versión de los acontecimientos. La teoría de Louis Pasteur de los gérmenes como orígen de la enfermedad, dió a luz la era farmacológica. Si la medicina hubiera adoptado la teoría de los gérmenes como producto de la enfermedad de Béchamp, y el trabajo subsiguiente de los doctores Brewer, Warburg, Pauling y otros, otra hubiera sido la historia.

“Si los gérmenes son atacantes externos que invaden el cuerpo, entonces podemos desarrollar y comercializar un arsenal sin fin de armas con las cuales matarlos. Pero, si el daño o desequilibrio con el cuerpo origina gérmenes, entonces nosotros simplemente debemos restablecer el equilibrio para quitar las condiciones de las cuales se alimentan los gérmenes”.

El descubrimiento del virus patógeno, fue hecho 30 años antes de la creación del microscopio óptico, y siendo que en esa época no podían verse las partículas microscópicas, fue simplemente un supuesto científico, ya que no se descubrió por haberse visto, sino porque se supuso su existencia, como causante de los tejidos que se comportaban fuera de los parámetros normales. Se instauró este paradigma, a pesar de las denuncias ya realizadas en ese momento por sus mismos contemporáneos. Muchos años mas tarde con la invención del microscopio de barrido electrónico, tampoco pudieron observarse ni purificarse los virus patógenos, este es un hecho que puede confirmar cualquier médico del paradigma tradicional, se asume la presencia de un virus por lo que se conoce como método indirecto, pero son considerados al día de hoy “submicroscópicos” con medidas que se suponen por debajo de los 600 nanómetros. No podemos observar en el resto de la naturaleza ningún comportamiento patógeno, como podemos analizar con el ejemplo de la manzana. El único ser del planeta que se comporta así es el ser humano (y no todos). Será que Louis Pasteur crea la noción del virus, a imagen y semejanza del ser humano.

La manzana se descompone, cuando luego de un tiempo de que madura y cae, nadie la come, ya no se necesita, entonces se activan las bacterias para su descomposición, y vuelve a la tierra. No existe el comportamiento patógeno en la naturaleza, se observan ciclos colaborativos con absoluto sentido biológico. Por qué debería ser distinto con el ecosistema microbiano del ser humano?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *