Meditación de la cascada

Meditación Simple, transformación extraordinaria

Meditación de la cascada

meditacion de las cascadas

Desarrollé esta meditación en 2020. Es especial para momentos de un stress muy alto, en donde incluso repetir un mantra puede llegar a ser demasiado para la mente (sí, existe ese nivel de stress, se da cuando funcionamos en el modo “supervivencia”).

Es particularmente poderosa para cuando hay un ruido ambiental excesivo que compite con nuestro silencio y para cuando hay un ruido interior muy fuerte. Yo la desarrollé teniendo la construcción de un nuevo edificio lindando con mi pared, en medio de una ciudad y viviendo con mis dos hijas muy pequeñitas que son hermosamente ruidosas. Logro niveles muy elevados de claridad mental cuando la practico, incluso con la simpática combinación de mis hijas mirando la televisión al lado mío (odio la televisión, pero no soy hipócrita… y sí, a veces mis hijas miran tele…) y con la construcción usando el martillo eléctrico a la máxima potencia. Cuando todo aturde. Cuando por alguna razón entro en desesperación. A veces pasa.

Es una meditación del movimiento. Simple, pero extremadamente poderosa.

Es importante para hacerla, conocer el sistema de chakras mayores, porque vamos a copiar la energía de cada uno de ellos, tal cual como si fueramos una hoja que cae en una corriente de agua y se deja llevar. Más abajo agrego la ubicación de cada uno de los chakras.

Sentados cómodos con las piernas cruzadas y la espalda derecha, cerramos los ojos y nos concentramos en el chakra raíz, el primero de todos, que se encuentra en la base de la espina dorsal, y vamos a intentar leer el movimiento de energía de este centro, y a seguirlo. Entonces comenzamos a movernos, estando sentados. El movimiento es en general errático y la forma que vaya tomando, no es jamas el objetivo final, puede ser o no, armoniosa. A veces hacemos círculos, que en general no son perfectos, dejamos fluir el movimiento sin juzgar, como un niño.

El movimiento que surja siempre está bien.

Lo fundamental es concentrarnos en leer el movimiento, no en crearlo, aceptando lo que viene y teniendo siempre como brújula el chakra, sino es como si nos desconectáramos. Dejamos fluir. Este ejercicio sirve además como entrenamiento para ceder el control. Y este es el primer paso para abrir luego la intuición más elevada a la que he podido acceder.

Seguimos con el chakra sacro, y volvemos a leer la energía. Por momentos puede pasar que casi nos detenemos, o incluso que nos detenemos por completo, esto habla de algún bloqueo, pero si continuamos leyendo, de a poco empezamos a movernos de nuevo. Jamás estos movimientos simulan a un baile, esto sería forzado y hace referencia a una desconección del objetivo central, que es realmente leer nuestra energía, abrir canales y dejarla fluir.

Unos instantes después pasamos al siguiente chakra, el plexo solar, y hacemos lo mismo. El tiempo que dedicamos a cada chakra, tambien es una decisión que dejamos fluir, cuando sentimos que tenemos que avanzar, pasamos a leer el siguiente chakra.

Continuamos con los chakras mayores hasta llegar a la coronilla, y cuando estamos listos, abrimos los ojos. Se van a dar cuenta de que cuando hay movimiento, interno y externo, es más natural estar en silencio, sin pensamientos que vienen al random. También se van a dar cuenta de que al abrir los ojos, estamos en una calma muy profunda, lleva unos momentos reintegrarnos al ritmo natural de siempre.

Sistema de chakras mayores

Chakra raíz
Ubicado en la base de la espina dorsal

Chakra sacro
Ubicado por debajo del ombligo

Chakra del plexo solar
Ubicado 5 cm por arriba del ombligo

Chakra del corazón
Ubicado en el corazón

Chakra de la garganta
Ubicado en la garganta

Chakra del tercer ojo
Ubicado apenas por encima de las cejas

Chakra de la coronilla
Ubicado en la parte superior de la cabeza

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *